Información para pacientes > Degeneración Macular Relacionada con la Edad

Degeneración Macular Relacionada con la Edad


La degeneración macular relacionada con la edad (AMD siglas en inglés) es una enfermedad que afecta la visión central. Es una causa común de pérdida de visión en las personas mayores de 60 años de edad. Debido a que solamente suele afectar el centro de la vista, no es común que cause ceguera. Sin embargo, la degeneración macular a veces puede hacer que sea difícil leer, conducir o realizar otras tareas diarias para las que hace falta de una visión central fina. La siguiente información viene del Instituto Nacional del Ojo (NEI siglas en inglés).

La mácula está en el centro de la retina, que es el tejido sensible a la luz situado en la parte posterior del ojo. Cuando leemos, la luz se concentra en la mácula. De allí, millones de células convierten la luz en señales que son enviadas al cerebro para informarle lo que estamos viendo. Éste es el proceso de la vista central. La visión central permite que podamos leer, conducir y realizar otras actividades que requieren ver directamente de frente con claridad y detalle. NEI dice que degeneración macular relacionada con la edad ocurre en dos formas:

  • AMD Seca. Este tipo afecta al 90 por ciento de las personas con esta enfermedad. Lentamente, las células sensibles a la luz de la mácula se van deteriorando. Con menos de la macula trabajando, esta se deteriora y la persona comienza a perder la visión central en el ojo afectado. Al comienzo, el tipo seco suele presentarse en un sólo ojo. Luego puede afectar el otro ojo. Los médicos no pueden predecir cuando ni como, o si la enfermedad afectará a ambos ojos.

  • AMD Húmeda. Aunque este tipo se presenta sólo en el 10 por ciento de las personas con degeneración macular, causa la ceguera en el 90 por ciento de los casos, de acuerdo a NEI. Ocurre cuando brotan nuevos vasos sanguíneos detrás de la retina y empiezan a crecer hacia la mácula. Estos nuevos vasos sanguíneos tienden a ser muy frágiles y pierden sangre y líquido que se deposita detrás de la mácula. Esto daña rápidamente a la mácula y, en muy poco tiempo, puede causar pérdida de visión central.


Factores de riesgo


Aunque la degeneración macular puede presentarse en personas de mediana edad, NEI indica que el riesgo aumenta con el paso de los años. Un estudio halló que el riesgo para las personas de mediana edad las personas de mediana edad tienen un riesgo del 2 por ciento de tener AMD. Mientras que para las personas mayores de 75 años el riesgo aumenta a casi el 30 por ciento. Además de la edad, existen otros factores de riesgo:

  • Género. Según algunos estudios, el riesgo de tener esta enfermedad es mayor para las mujeres que para los hombres.


  • Fumar. Puede aumentar el riesgo.


  • Antecedentes familiares. Las personas con algún miembro de la familia que tiene degeneración macular relacionada con la edad corren mayor riesgo de desarrollar la enfermedad.


  • Colesterol. Es probable que para las personas con un nivel de colesterol alto, es mayor el riesgo de tener la degeneración macular tipo húmedo.


Síntomas


De acuerdo a NEI, ninguno de los dos tipos de degeneración macular (seca y húmeda) causa dolor. La señal más común del tipo seco es la visión borrosa. Es posible que la persona necesite más luz para leer y realizar otras tareas. También es probable que no pueda reconocer los rostros de la gente a menos que estén muy cerca.

Es posible que a medida que empeora el tipo seco de la enfermedad, la persona note un punto ciego en el centro de la visión. Esto ocurre porque las células de la mácula se han deteriorado y no funcionan correctamente. Con el tiempo, la parte borrosa del centro de la visión crece y se vuelve más grande y más oscura, afectando más su visión central.

Las personas que tienen el tipo seco de la degeneración macular relacionada con la edad no suelen notar cambios en la visión. Como pueden ver bien con un solo ojo, siguen conduciendo, leyendo y viendo en detalle los objetos. Algunas personas sólo se dan cuenta de la enfermedad cuando ya la tienen en ambos ojos.

Uno de los primeros síntomas del tipo húmedo de la degeneración macular relacionada con la edad es que las líneas rectas se ven onduladas. Esto se debe a que el líquido que pierden los vasos sanguíneos se acumula debajo de la mácula y la eleva, con lo cual la vista se distorsiona. Otra señal del tipo húmedo es la pérdida repentina de la vista central. Esta es una diferencia con respecto al tipo seco que ocurre lentamente. Al igual que sucede en el tipo seco, tal vez usted note que aparece un punto ciego en su visión. Si nota algún cambio en su vista, consulte al oculista de inmediato y pida un examen de los ojos.


Tratamiento


El oculista puede detectar la degeneración macular relacionada con la edad mediante un examen de los ojos. El tipo seco de la degeneración macular relacionada con la edad no se puede tratar. Sin embargo, esto no significa que usted perderá su vista. El tipo seco de la enfermedad avanza muy lentamente. Es posible que pierda algo de la visión central a lo largo de los años. Pero, de acuerdo a NEI, las personas suelen llevar una vida normal y activa, en especial cuando la enfermedad afecta un sólo ojo. Si usted tiene el tipo seco de la enfermedad, debe hacerse un examen de los ojos con las pupilas dilatadas por lo menos una vez al año. De este modo el oculista puede vigilar su situación y así también controlar otras enfermedades de la vista.

Es posible tratar algunos casos del tipo húmedo de la enfermedad con cirugía láser o la terapia fotodinámica. Cirugía láser consiste en aplicar un rayo de luz de alta intensidad directamente sobre los vasos sanguíneos afectados. En terapia fotodinámica, se inyecta una droga en el brazo y ésta viaja a través del cuerpo inclusive a los nuevos vasos sanguíneos del ojo. La droga tiende a pegarse a la superficie de los nuevos vasos sanguíneos. Después, se ilumina el ojo con una luz. La luz activa la droga. La droga activada destruye los nuevos vasos sanguíneos y resulta en un deterioro visual más lento. También - para algunos casos del tipo húmedo - un tratamiento está disponible ahora que es administrado por la inyección en el ojo. Este tratamiento esta diseñado para bloquear el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos y su gotera.

Después del tratamiento, es necesario hacerse exámenes de la vista con frecuencia para detectar recurrencia de vasos sanguíneos que pierden líquido. Según los estudios, el riesgo de que esto ocurra es mayor para las personas que fuman. Además, debe seguir controlando su vista y pedir un examen visual si usted nota algún cambio.